jueves, 3 de noviembre de 2011

El Currículum trimodal

     El estudiante, en cuanto ser humano, es una realidad indivisible y multidimensional. Sus dimensiones más perceptibles son: el saber, el querer y el hacer. Estas dimensiones vienen dando tumbo desde las milenarias ontologías de oriente y occidente. Platón distinguía tres aspectos del ser humano (= espíritu o alma), bien como individuo o como ente social (sociedad): el saber (noús, logos), el poder-querer (Thymós), y el desear (Epithymía). La tarea del docente se definirá como una educación en virtudes, principalmente en aquellas que plenifican los tres aspectos o partes del ser humano: sabiduría, prudencia, valor, fortaleza y templanza. Total, nada.
Hecha un vistazo también a el Currículum trimodal, TICs, ambientes de aprendizaje y Educación de mínimos.
     
El Currículum Trimodal

Es el reflejo de los tres contenidos curriculares que han delineado los grandes educadores.
  1. El Contenido Noético o Contenido conceptual que incluye hechos, datos, conceptos y principios. 
  2. El Contenido práxico o Contenido procedimental que envuelve procedimientos, estrategias, técnicas, destrezas, habilidades, métodos y creaciones -contenido procedimental-.Este doble contenido está basado se inspira en la Teoría Component Display de Merril cuando divide el contenido del aprendizaje en "hechos, conceptos, procedimientos y principios". 
  3. El Contenido Óntico (de "ontos" = ente), actitudianl o el estudiante como contenido, que implica:
  • La Formación del carácter (de ethos, que apunta al Talante del individuo, adquisición de virtudes, de "areté" = excelencia, y en Significados -el Ser = Formación) vía la educación emocional, lúdica, educación ciudadana, educación en virtudes, ética personal y profesional. 
  • El típico contenido Actitudinal y valoral que encontramos en la mayoría de los prontuarios: Actitudes, valores.
  • La educación para el ocio.


Currículum trimodal
1.     Contenido conceptual (Declarativo). Saber
Contenido noético
2.     Contenido procedimental. Saber hacer
Contenido práxico
3.     Contenido actitudinal (el estudiante como contenido. Ser
Contenido  óntico


          La carga del contenido curricular en la modernidad ha caído siempre sobre el Contenido conceptual o declarativo (Datos, hechos, conceptos y principios: SABER QUÉ) y el Contenido procedimental (Procedimientos, estrategias, técnicas, destrezas y métodos: SABER HACER). De forma consistente se ha omitido o se ha arrinconado el Contenido óntico: el estudiante como contenido, conocido también con el nombre incompleto (por no abarcar la realidad del estudiante como ser humano y social) como Contenido actitudinal y valoral (Actitudes, valores, ciudadanía, educación en virtudes, ética personal y profesional: SABER SER). Este Saber ser puede desmembrase en Saber convivir y Querer hacer o voluntad por su relación sustancial con el ser. De hecho, algunas filosofías han identificado el ser con el querer: eres lo que quieres ser.   


Competencias
Actitudinales
Conceptuales
Procedimentales
Currículum óntico. Deontos = ser
Currículum noético. Denóesis = acto de concebir o percibir intelectualmente una cosa
Currículum práxico. Depraxis = acción, buscar resolver problemas de forma práctica.  Transforma.
Praxis ética
De Ethos = hábito, carácter, forma de ser, pinceladas biográficas, 2da naturaleza (la que se hace, no con la que se nace)
Teoría
De theorein = capacidad para comprender la realidad.
Términos relacionados:aletheia = hacer evidente o desocultamiento de la realidad, y episteme = saber, conocimiento.
Praxis técnica
De Téchne = hacer bien las cosas. Producir objetos útilies y de calidad.
Desarrollo moral
Desarrollo intelectual
Desarrollo técno-artístico
Saber ser
Saber cosas
Saber hacer cosas
Formación
Educación
Capacitación
          
Cuando la modernidad habla de los tres aspectos del saber, querer y poder, los cuales se apuntalan en el SER, se coronan en el HACER y traen por añadidura el TENER (Para tener, es necesario primero hacer, y para hacer es necesario primero ser -Steven Covey), se refiere a los componentes de las famosas COMPETENCIAS.

     La educación siempre ha dado un tratamiento diferente a estas tres dimensiones del Saber, Hacer y Ser, resaltando unas y olvidándose de otras. De la dimensión que nunca se ha desprendido la educación tradicional es la del Saber (basada en conocimientos, el “saber cosas”; es decir, datos, conceptos, básica, abstracta, situada en el texto y generalmente libre de contexto, la educación.) y la del Hacer (basada en competencias, el "saber hacer cosas", situada en contextos reales y específicos, la capacitación). El contenido curricular se las juega todas en esta dos dimensiones del saber y el hacer. Mientras el texto puede ser compartido por varios sujetos, el contexto (contexto social, cultural, etc. del emisor y receptor, las circunstancias que acompañan al emisor cuando crea y al receptor cuando recibe) se establece en la mente de los hablantes como una representación cognitiva, y en parte subjetiva, de la realidad en que viven, afectando la interpretación del texto.
     Para que el futuro ciudadano y profesional desarrolle las Buenas Prácticas, es decir, los comportamientos observables asociados a una competencia (hacer), es necesaria la presencia conjunta de los cinco componentes de la competencia: saber (conocimiento crítico, crear conocimiento, autoaprendizaje, cultura, idiomas, informarse, interpretar, expresarse); saber hacer (habilidades: resolver problemas, creatividad); saber ser (actitudes, valores, creencias, prácticas personales, autoestima, control emotivo, autoconocimiento, curioso), saber convivir (comunicarse, adaptarse, respeto, sociabilidad, cooperación, solidaridad); querer hacer (motivación, iniciativa, persistencia) y poder hacer (aptitud profesional y medios).

El contenido conceptual (El conocimiento como contenido) (de 0 al 5% del tiempo en la sala de clase)
    
A medida que el estudiante aumenta de grado, el 5% podría minimizarse al 0%. Una vez adquiridas las destrezas de lectura y comprensión, el contenido conceptual, la información, la conferencia magistral, se sacaría de la sala de clase. El estudiante, bien conectado, estaría en condiciones para adquirir dicho contenido conceptual. La metodología de adquisición del contenido conceptual puede ir desde recibir en su casa la conferencia magistral de su maestro en múltiples formatos, hasta que sea el propio estudiante quien busque y seleccione el contenido conceptual del curso, construyendo su ambiente personal de aprendizaje mediante la "curación de contenidos".
El contenido procedimental (de 0 al 5% en la sala de clase)

Ante la ausencia del contenido óntico en el currículo escolar, y mientras  la asistencia al aula sea compulsoria, dejando claro que el contenido procedimental puede llevarse a cabo fuera del aula, en otros escenarios más naturales y menos artificiales que el aula, podría trabajarse lo mínimo de dicho contenido en el horario regular. como para “dar cuenta” (revisar, verificar, evaluar) de el:
  • Saber (cosas).
  • Saber hacer (hacer cosas).
  • Poder hacer cosas (aptitud profesional y medios).
El contenido procedimental en los niveles superiores se llevaría a cabo fuera de la escuela, en los centros de trabajo y profesionales. Learning is the work.

Echa un vistazo al Currículum trimodal: TICs y ambientes de aprendizaje.

La clase al revés

En la medida que se descarte el contenido óntico o noético, como ocurre en los útimos grados escolares y en la educación superior, habría que subir este porciento del contenido procedimental hasta el tope del 100%. Tendríamos lo que se llama La clase al revés. El aula a la inversa o Flipped Classroom, intenta llevar las actividades al salón de clase mientras que el contenido académico se ve en video desde casa en linea. La clase al revés coincide con nuestra propuesta al tratar el contenido conceptual fuera del aula. No creo que tenga mucho éxito la virtualización de la lección magistral (presencia virtual del maestro dirigiéndose a sus estudiantes desde la distancia). La charla y la lección magistral pueden ser sustituidas por algo más activo, como la çuración de contenidos", por la búsqueda, exploración, y selección de contenidos.

Contenido básico y destrezas para la vida
Habilidades para toda la vida y para todas las profesiones
Fases
Actividades
Trivium
Edad
I
Input
Leer: Observar/Escuchar. Alfabetización
Gramática
Flexible
P
Proceso
Pensar: Razonamiento lógico, pensamiento crítico, solución de problemas
Dialéctica
Flexible
O
Ouput
Escribir/Redactar: Expresión oral, escrita y corporal
Retórica
Flexible
     
El objetivo de Saber cosas se acomete magistralmente “enseñando cosas”. Pero ya no es necesario “enseñar cosas” para saber.
     El espacio más idóneo para el contenido de los dos primeros saberes, el saber a secas y el saber hacer, excedpto el contenido básico de la infancia y adolescencia, son los espacios virtuales y los extraescolares.
     Para el Poder hacer, será necesario ubicarse extramuros, más allá de la sala de clases.
El conocimiento de contenido pedagógico y tecnológico, a excepción de las destrezas de básicas de los primeros años (saber leer, escribir, y aplicar las operaciones matemáticas básicas -suma, resta, multiplicación, división- por aquello de que lo que lo que no se aprende en los primeros grados se queda sin saber), puede ser adquirido de forma eficiente fuera de la sala de clase.


El conocimiento tecnológico de contenido pedagógico (Tomado de http://www.tpck.org/)

     La sala de clase tampoco es el mejor entorno para las Buenas Prácticas (comportamientos observables) asociadas a las competencias, así como las Evidencias o criterios de verificación para determinar la presencia de las buenas prácticas. No podemos decir lo mismo respecto a las Pruebas, instrumentos de medición y evaluación que determinan el cumplimiento de las evidencias de cada buena práctica integrada en una competencia profesional.
El  contenido actitudinal (El estudiante como contenido) (de 75 al 100% del tiempo en los primeros grados) 

Este contenido comprende la adquisición de las habilidades necesarias para toda la vida y para todas las disciplinas  (contenido básico); y las competencias relacionadas con el:
  • Saber ser (actitudes, valores –¿dónde está la ética ecológica y global? –, creencias, prácticas personales, autoestima, control emotivo, autoconocimiento, curioso).
  • Saber convivir (comunicarse, adaptarse, respeto, sociabilidad, cooperación, solidaridad, destrezas para la vid).
  • Querer hacer (motivación, iniciativa, persistencia, “ganas”).
En la medida que se saque del currículum escolar el contenido actitudianl, el tiempo vacío será sustituido por el contenido procedimental, nunca por el contenido conceptual.

Integración del currículum Trimodal

Formación + Educación + Capacitación: La tendencia es la integración. Cuando aprendemos, se adquieren: significados, conocimientos y destrezas.

  • Formación o Desarrollo: Obra potencial, inacabada. Es inherente al ser y la existencia humana. Implica experimentar y comprender de manera proactiva, personal, reflexiva y significativa. Clave para la organización progresista, abierta al aprendizaje y la inovación.
  • Educación: Pone al alcance de los individuos el conocimiento acumulado de la Humanidad mantenido por la Ciencia.
  • Capacitación o Entrenamiento: mayor enfásis en el rendimiento para llevar a cabo una serie de tareas especializadas y/o tecnificadas adquiriendo para ello conocimientos, habilidades o competencias (CHC) para un trabajo específico (o para superar deficiencias en ciertos CHC).
  • Instrucción: Tanto la educación como la capacitación necesitan un mejor repertorio de estrategias para elaborar materiales más significativos y de utilidad práctica para el aprendiz.
Un Enfoque Integral
Enfoque Integral: Diseño instruccional para la formación, educación y/o adiestramiento considerando dimensiones: pedagógicas, bio-psico-socio-culturales, tecnológicas, profesionales, éticas, políticas, económicas, etc.
Diseño Instruccional ← Formación + Educación + Capacitación


La sala de clase y los tres contenidos

La sala de clase es uno de los mejores entornos que disponemos para desarrollar el saber ser, el saber convivir y el querer hacer. Sería necesario desconectarla y volver a los soportes tangibles tradicionales. La conexión y los soportes intangibles se utilizarían fuera de la escuela.

      En los primeros grados, aprovechemos la sala de clase entre el 90-100% del tiempo para el contenido actitudinal y destrezas básicas (leer, pensar, excribir, destrezas para la vida y manualidades). 

En los grados superiores, dado que currículo bimodal (contenido conceptual y procedimental) se sacaría AFUERA de la escuela, el tiempo de la sala de clase se reducería al mínimo.

     Siempre que tengo la oportunidad traigo a colación la respuesta que dio André Malraux, Ministro de Cultura del gobierno de De Gaulle (Francia), allá por la década del 60, cuando se estaba incubando el movimiento de la desescolarización.


--"Señor ministro, en el año 2000, ¿será necesaria la escuela?".
A lo que contestó:
--"Sí y no: Si la escuela es el lugar que convoca a los niños y adolescentes para instruirles y darles datos sobre distintas materias, es probable que en el año 2000, se haya encontrado un sistema más eficiente y económico. Pero si la escuela es la prolongación de la familia, donde los educadores forman a los niños en los valores que les preparen para la vida y les hagan más personas, en el año 2000, la escuela será más necesaria que hoy".




2 comentarios:

  1. Elizabeth Valentín Vélez13 de mayo de 2013, 19:35

    It's an excellent presentation. Good source for teachers.

    ResponderEliminar

Muchas gracias

Estadísticas

Free counters




Locations of visitors to this page


Entradas del blog