lunes, 19 de noviembre de 2012

Faros de Puerto Rico… y la Educación de Mínimos

Se impone utilizar la sala de clase para algo más importantes que la interacción virtual. Es inutil afirmar que “está demás Internet en la escuela”, que “es más importante la escuela en Internet (un Mínimo) que Internet en la escuela” (un Máximo), que "la tecnología es una distracción cuando necesitamos alfabetización, la aritmética y el pensamiento crítico", que “la pantalla (PDI) perturba el aprendizaje, disminuye las experiencias físicas y emocionales", y así por el estilo.
El proyecto Vale más una imagen que mil palabras:

  • Se fundamenta en la Educación de Mínimos, la cual promueve el Empoderamiento del estudiante de medios, equipo y herramientas. 
  • Se hipotetizó que el estudiante, en su empeño para la construcción del conocimiento, no necesita medios (Internet), ni equipo, ni herramientas propiedad de la escuela. Sólo necesita ganas y dominio de las herramientas para construir.
  • Que el docente sólo necesita saber sobre la existencia de herramientas web y para qué se usan; no su dominio. Pues, el docente es y debe ser 'estéril en sabiduría'
  • Es necesaria la conexión fuera de la escuela y la dexconexión en la sala de clase y en la escuela. 
  • Se fomenta la Participación del estudiante en proyectos colaborativos más allá de la escuela y de la sala de clase. 
  • Se utilizó la imagen interactiva del mapa de Puerto Rico como soporte para compartir el producto colaborativo.

El proyecto Vale más una imagen que mil palabras se circunscribe a una Investigación documental colaborativa sobre los Faros de Puerto Rico fuera de la escuela entre estudiantes de cinco escuelas de Nivel Elemental del Oeste de Puerto Rico; se sustituyó el soporte del papel por el soporte intangible de Thinglink.

Sujetos

Niños y niñas de Escuela Elemental de pueblos del oeste de P.R..

Hipótesis

Los estudiantes pueden trabajar el contenido conceptual y procedimental académico fuera del aula y de la escuela.

Planificación

Se instruyó a los niños de la muestra lo que tenían que conocer y hacer, nunca el procedimiento. Si preguntaban cómo hacerlo, se les indicaría que buscaran la solución en artículos, tutoriales o entre sus compañeros. Se utilizó la red social Facebook para interaccionar y dialogar durante el proceso de aprendizaje. 

Acción

Se les dio las instrucciones de seleccionar y buscar información multimedia de los distintos faros de Puerto Rico. Cada estudiante seleccionaría uno o dos faros distintos. Durante el desarollo del proyecto no se utilizarían los recursos, equipo y medios (incluyendo Wifi) de la escuela. El resultado se difundiría en el soporte Thinglink


El 85% tenía equipo físico  (laptop, Tableta y smartphone) y el otro 15% lo pidió prestado a familiares (tios, hermanos, abuelos y padres) El 30% utilizó Internet de restaurantes de comida rápida y de vecinos. El resto utilizó el Internet de sus casas.

El aprendizaje formal no necesita escuelas, sino ganas. La pasión por aprender suple la necesidad de medios y recursos para el aprendizaje.

Las herramientas de la Educación de Mínimos son intuitivas, accesibles y no necesitan adiestramiento alguno para su uso. La tecnología educativa que requiera ser enseñada no es buena tecnología. ¿Y los adiestramientos a la facultad? Dejadlos para aquellas herramientas complejas de la Educación de Máximos que aún sobreviven (a pesar de que pueden ser sustituidas) como Word, Power Point, Blackboard y la PDI.

Es necesario estimular y permitir que los niños transmitan sus pensamientos en Tackk PadletThinglinkStorybird y otros sitios sin necesidad de registro y los compartan en el grupo escolar de Facebook (Los niños prefieren buscar y compartir láminas digitales y faros de Puerto Rico en multimedia, a imprimir o comprar en la farmacia láminas de faros, profesiones y otros contenidos). Aquellos niños que no disponían de medios y equipo en su haber, debían diligenciáraselas en la comunidad donde residían, menos en la sala de clase.

Semestre tras semestre, ninguno de los estudiantes-maestro(a)s (algunos provienen de “Escuelas para el s. XXI”) que asisten a clase ha tenido la experiencia de utilizar soportes intangibles para enseñar y aprender. Cuando les pregunto el por qué, aparecen las típicas e irreflexivas excusas:
  • En mi escuela no hay medios (WIFI),
  • no hay equipo,
  • no hay materiales.
  • el Internet no sirve,
  • los niños no tienen medios (Internet), ni equipo. Nos consta que padres y niños siempre han tenido gran capacidad para resolver los problemas de insuficiencia en el aprendizaje, como la compra de medios, equipo y materiales propios de cada época (láminas, calculadoras, carpetas, viajes, entrevistas, periódicos, tinta, impresora…). Etc.
En una ocasión, con el propósito de sopesar reacciones y actitudes hacia las TIC dentro de la escuela, publiqué en las Redes Sociales de educadores de América y España una discusión titulada ¡Afuera las TIC... de la sala de clase! En una red social se revolvió el avispero, en algunas se eliminó de forma fulminante el Post, y en la mayoría se dejó quieto al intruso, no sin antes cuchichear "está loco".
HOME


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias

Estadísticas

Free counters




Locations of visitors to this page


Entradas del blog